sábado, 29 de julio de 2017

Ella y Johann Sebastian


   Mientras reviso el FB, justo al lado de la computadora, entre el mouse (todavía lo uso, ja!) y unos libros que aguardan ser leídos, se ubicó Roberta, mi gata, mezcla de bosque en estado salvaje y criatura angelical, La observo y admiro su belleza, su serenidad, su cuerpo ágil hecho una bolita, Ella conoce mis silencios, y además estoy segura que le gusta Bach.    Los violines llenan el ambiente, y eso es todo: una postal de una mañana de sábado. El milagro de lo cotidiano.

1 comentario:

  1. Bellisimo Vivi... sencillamente hermoso...Felicitaciones <3 Soy Mirta Benitez

    ResponderEliminar